El resto del día no fue menos, nos convertimos en pequeños Miguel Ángel (Michelangelo) construyendo en arcilla nuestros monumetos italianos favoritos y escribimos nuestro nombre en letras chinas en un taller donde nos mostraron el alfabeto chino y las peculariedades de sus letras. 

Y si algo caracteriza el día de hoy es que, ¡movimos las caderas sin parar! Comenzamos bailando el Haka típico de Nueva Zelanda, para continuar con canciones chinas, brasileñas e italianas y hasta la mismísima macarena. Además seguimos practicando inglés no solo con los Erasmus sino haciendo presentaciones inventadas, todo ello, speaking English sin parar! 

Ahora ya ha llegado la hora de relajarse, de analizar todo lo que hemos aprendido a lo largo del día de hoy y de descansar que mañana, si el tiempo nos deja, nos espera una excursión y los talleres de cocina que nos harán sentirnos super chefs por un día! 

¡Hasta mañana papás y mamás! :)