El año pasado se celebró la 3ra edición del Campamento EiS en Calpe. A continuación os dejamos un resumen de lo que vivieron aquellos 60 niños y niñas durante 3 días rodeados de 8 estudiantes internacionales y 6 voluntarios de ESN:

Viernes:

Llegamos a Calpe un poco antes del medio día, desayunamos y nos instalamos en las habitaciones. Después, dos hombres un tanto peculiares y con trajes de astronauta se presentaron en el salón de actos para pedirnos ayuda, ¡nos necesitaban para salvar el mundo! Cada participante fue asignado a un cohete espacial para desarrollar la laboriosa misión de ayudar a los planetas más necesitados. Una vez repartidos y cada uno con su grito de guerra, los estudiantes internacionales se presentaron y nos explicaron aquellas costumbres más típicas de su país.

Después de comer, hicimos juegos típicos de Italia, Francia, Estados Unidos, Uruguay, Pakistán, Grecia y Portugal, pudiendo así empezar a conocer más a los estudiantes internacionales que nos iban a acompañar durante este fin de semana. Para recuperar un poco de fuerzas, merendamos y nos fuimos a las duchas. A continuación los niños y las niñas pudieron enseñarles a los erasmus cuales eran aquellos juegos típicos de España y hasta la hora de cenar ¡no hubo nadie quieto!

Por la noche hicimos un juego y caímos rendidos en la cama de tan bien que nos lo habíamos pasado.

Sábado:

Por la mañana hicimos la actividad estrella el Campamento EiS, el International Chef. Mario nos enseñó a preparar un tiramisú con Pauline hicimos crêpes, con Emily dejamos volar la imaginación para recrear "dirt and worms" (tierra y gusanos) y Lucía nos ilustró con los polvitos, un típico postre uruguayo.

Luego nos vinieron a visitar Neil y Popóv, para decirnos que teníamos una misión muy importante que hacer; necesitábamos salvar el mundo. Durante la noche, habían caído unos meteoritos por el campamento con algunos problemas que pasan en el día a día y nosotros les teníamos que poner remedio. Tuvimos que simular una Reanimación Cardio Pulmonar, encontrar la mejor manera para viajar desde Calpe hasta Valencia contaminando lo menos posible...

Al acabar de comer, escribimos nuestro nombre en griego gracias a Olga, nos pusimos guapos y guapas con los collares congoleses de Pauline y nos trasladamos hasta Holanda para construir molinos de viento con Fabiola.

Una vez terminados todos los talleres, nos untamos en crema solar, nos pusimos la gorra y empezamos la subida al Peñón de Ifach. Después de un rato caminando, pudimos disfrutar de las vistas que esta montaña ofrece.

Al volver nos duchamos y pasamos a una cena un tanto especial, el primer plato nos lo comimos sin ver nada. Así, pudimos experimentar lo que es vivir con dificultad para ver y aprendimos a orientarnos dentro de nuestro espacio. Por último, Farooq nos hizo una danza pakistaní que habla sobre cómo los niños y niñas tienen muchísima energía y pueden cambiar el mundo.

Nos despedimos de la noche comiendo los postres que habíamos preparado durante la mañana y agotados nos fuimos a dormir.

Domingo:

El día se presentó tranquilo y reflexivo, realizamos un Geocatching donde aprendimos diferentes maneras de consumir menos combustible, qué hacer cuando alguien tiene algún accidente, cómo podemos prevenir el acoso escolar en las escuelas, estudiamos políticas de protección de animales y planteamos ideas sobre cómo podríamos ayudar a la gente que ha sufrido desastres naturales.

Después hicimos el desayuno de la pobreza, dando así a conocer cómo se pueden sentir aquellas personas que no tienen tantos recursos para poder desayunar todo aquello que les apeteciera. Para finalizar el Campamento EiS, nos reunimos todos y todas en la pista para cantar y bailar todo lo que hemos aprendido en estos 3 días.

¡Muchas gracias a todos y todas por este magnífico fin de semana!